Beneficios cardiovasculares al combinar yoga y ejercicios aerobicos

Practicar ejercicio regularmente es beneficioso para la salud. Existe una gran variedad de rutinas que pueden realizarse en este aspecto para mantener un buen estado físico, desde rutinas tradicionales como trotar o acudir a un gimnasio, hasta disciplinas como el Yoga.

¿Padeces patologías cardiovasculares? El ejercicio es tu aliado

A la hora de tratar patologías que afectan el sistema cardiovascular, la actividad física juega un papel primordial pues permite lograr el aumento de la resistencia y mantiene a los órganos trabajando de manera constante y controlada.

En este sentido, si deseas mejorar tu estado de salud es necesario tomar en cuenta que entre las mejores prácticas deportivas que puedes realizar, se encuentra el Yoga, una disciplina que integra la mente con el cuerpo.

Se ha demostrado que la práctica de la mencionada disciplina se encuentra asociada a la disminución de los niveles de colesterol así como la baja de presión en las arterias y la nivelación del índice de masa corporal (IMC).

Pero, aunque dicha actividad por si sola es bastante efectiva para tratar patologías cardiovasculares, no es el único método.

¿Cómo obtener los mayores beneficios?

Si quieres obtener los mejores beneficios para tu salud mediante la milenaria disciplina tu mejor opción es integrar esta con la práctica de rutinas aeróbicas. Esta última clase de actividad, se ha comprobado que contribuyen al mantenimiento en buen estado de los órganos vitales.

Los beneficios alegados por la integración de dicha clase de prácticas deportivas han sido comprobados científicamente, así entonces, debemos hacer referencia a un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Cardíaca de Emiratos.

Los resultados del mencionado estudio, arrojaron que la combinación de la práctica de la milenaria disciplina con entrenamientos aeróbicos, permite reducir los factores de riesgo cardiovascular en aquellos sujetos que padecen obesidad y problemas coronarios.

De este modo, de una muestra de más de 700 pacientes sometidos a estudio mediante la práctica de las mencionadas disciplinas, se obtuvo que aquellos sujetos que realizaban ambas actividades presentaran mejores niveles.

Es así como la práctica conjunta de ambos Ejercicios permite reducir la presión arterial, los niveles de colesterol, los triglicéridos, el peso corporal y la circunferencia que rodea el área de la cintura, la cual se encuentra asociada con un mayor riesgo de presentar diabetes.

Igualmente se observó que aquellos pacientes sometidos a la realización de ambas actividades físicas presentaron mejorías en cuanto a las patologías coronarias, puesto que la eyección correspondiente al ventrículo izquierdo, así como la función diastólica se ven mejoradas.

Por otra parte, es bien sabido que la mente controla lo que sucede en el cuerpo. En este sentido, el estrés repercute de manera significativa sobre la función vascular y de este modo, a mayor nivel de tensión más posibilidades de que las patologías cardiovasculares empeoren.

Sin embargo, la conjunción de las actividades físicas mencionadas en este artículo tienen una influencia importante en la reducción del estrés y la tensión, aspectos detonantes de complicaciones como ataques cardiacos.

De este modo, las mencionadas actividades físicas permiten disminuir la mortalidad asociada con el padecimiento de patologías cardiovasculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir